Lápices de color

| |

Dentro del dibujo no esta excluida la aportación del color. Existen varios medios dibujanticos que aproximan el dibujo al color acercándolo al cromatismo mas variado. Los lápices de colores permiten una gran gama cromática sin salir del terreno puramente dibujantico; por este motivo suponen un medio rápido y limpio para realizar aproximaciones de color a un campo que, de no ser así, estaría limitado a la valoración de tonos.



El dibujo y el cromatismo


El dibujo no siempre tiene porque ser monocroma, de hecho la idea de dibujo no está cedido a ningún medio en particular, si bien ha sido adoptada por aquellos medios secos que por su origen y finalidad artística no suelen aportar excesivo cromatismo.

Sin embargo, se debe admitir que el trabajo con lápices de color no difiere del realizado con un lápiz plomo, es decir el esfuerzo por valorar con grises en el trabajo monocromo del lápiz plomo, se ve sustituido por la aportación de colorido en pos de la valoración, pero utilizando básicamente las mismas técnicas tramado, aprovechamiento de la textura del papel y un trabajo que puede abarcar la línea o la mancha tonal.

La trama y el color

El tramado es el efecto visual que se produce con una superposición cruzada de líneas, de manera que no solamente se plantea la creación de pianos de un color determinado, sino que, a partir del tramado de dos pianos de colores diferentes, se puede llegar a crear un tercer color. A partir del cruzamiento de los tres colores básicos o primarios, se pueden obtener los llamados colores secundarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.